que es la tampografia

Que es la TAMPOGRAFÍA

La tampografía, en lo referente a temas de impresión que conocemos y usamos hoy en día, es un método bastante moderno en comparación con otros. El proceso es bastante complejo y se realiza con la ayuda de una placa de plástico, aunque en ocasiones se usa también de metal, envuelta de una emusión fotosensible, en esta se graba la imagen a imprimir mediante un proceso químico. Luego un objeto de silicona llamado «tampón» presiona a la placa grabada, que ya con anterioridad se debe de haber cubierto de tinta, llevándola a la pieza donde queremos realizar la impresión, que se realizará por contacto.

Este método ha perdido mucho peso en el mundo de la impresión en los últimos años, pero aún se sigue utilizando para marcar piezas industriales y en algunos casos para publicidad.

Una de las principales ventajas de la tampografía es que gracias a la propiedades únicas del tampón de silicona, se pueda tener la imagen a imprimir en una superficie plana y se pueda transferir a un objeto con cualquier tipo de superficie, ya sea, plana, esférica, con textura, con forma cóncava o convexa…

 

Un poco de su historia

El sistema que usa la tampografía no es nuevo, de hecho, se sabe que tiene varios siglos de existencia. Pero si es cierto, que antiguamente solo se usaba en ciertas ocasiones y de forma individual. Es llegado el siglo XX cuando este sistema se comienza a utilizar de forma general como una opción seria más de impresión.

Sus inicios como tal fueron en la industria de los relojes, ya pasada la Segunda Guerra Mundial. Se utilizó durante unos 30 años sin ningún avance tecnológico reseñable en el sistema, hasta que en la década de los 70 se modernizó con almohadillas de silicona y nuevos equipos más avanzados. Esto provocó que se usara bastante más en la industria en general, captando la atención de ingenieros y publicistas, ya que ahora se podía realizar impresiones en superficies y texturas que antes no se podía. De esta forma la tampografía llegó al mercado de la producción masiva.

A día de hoy, la tampografía ha perdido cierto peso, pero sigue siendo un método imporatante en el mundo de la impresión en las industrias.

 

Partes que componen la tampografia

Este sistema de impresión basa su funcionamiento en cuatro factores:

  • Placa o cliché tampografía

A esta pieza también se le suele llamar «cliché» y es la parte donde se graba la imagen.

  • Tampón tampografía

También llamada «almohadilla«, es la parte que ayuda a traspasar la imagen que hay grabada en la placa hacia el producto y superficie que se quiere imprimir.

  • Tintas tampografía

La tinta es una parte básica de la impresión y las cualidades y requisitos de esta variará dependiendo de la superficie en la que se quiera realizar la impresión (puede ser por ejemplo algún tipo de metal o de plástico).

Hay que mencionar que cualquier tinta usada por el sistema de tampografiado consta de 4 elementos que son fundamentales:

    • La base.
    • Los pigmentos, de los que dependerá el color que se requiera para la impresión.
    • Los disolventes necesarios.
    • Los aditivos que ayudan a que la tinta tenga el comportamiento deseado una vez se ha realizado la impresión.
  • Maquina de tampografía

Como en cualquier otro tipo de impresión, en este también se requiere de una maquinaria especializada para realizar un correcto trabajo. Aunque estas pueden ser de diferentes modelos, dependiendo siempre de las necesidades y de las limitaciones que tengan los productos que se quieran imprimir.

 

tampografia regalos

 

2 variantes dentro de la tampografía

En la técnica de la tampografia actual existen dos variantes principales que son utilizadas. Las principales diferencias se dan a la hora de crear la placa de impresión.

  1. Sistema tradicional

Para utilizar esta técnica es necesario una unidad de rayos UV, y se basa en la exposición de fotos con los positivos de películas y productos químicos para realizar el grabado en la placa de fotopolímero.

  1. Sistema «computer to plate»

Para usar esta variante de la tampografía, es necesario disponer de un grabador láser para realizar los grabados en la placa de fotopolímero. En este caso se requiere unas placas especiales diseñadas para tal grabado.

El uso de este sistema se aconseja para realizar impresiones a corto plazo, pero tiene ciertas desventajas frente al sistema tradicional de tampografía. La principal desventaja es que para poder usar un láser para realizar el grabado, la placa debe estar compuesta por un polímero de baja calidad, esto tiene consecuencias bastante negativas en el ciclo de vida de la placa, y por lo tanto, repercute elevando los costes económicos de la impresión. En este caso la vida útil que tiene una placa grabada con láser es bastante bajo, está entorno a las 10.000 impresiones, frente al millón de impresiones que se puede realizar fácilmente con las placas realizadas de la forma tradicional.